martes, 27 de diciembre de 2011

Retroreview de Castlevania: Aria of Sorrow

Parece que esta semana van a coincidir varios artículo de la saga Castlevania. Ayer estuve hablando del Symphony of the Night y hoy recuerdo la retroreview que escribí del Aria of Sorrow en Metodologic. Podéis leer el artículo original en este enlace


De: Konami Computer Entertainment Tokyo (son los programadores de joyas como Symphony of the Night y Gradius Gaiden)
Género: Acción, exploración, plataformas y un poquito de RPG
Año: 2003
Sistemas: Gameboy Advance

2035: La profecía se cumple

Considero que la serie Castlevania de Konami es una de las mejores franquicias de videojuegos que ha existido nunca. Con más de veinte años a sus espaldas, sus juegos nos han ido narrando una historia describiendo el milenario combate entre el Lord Oscuro Drácula y el linaje familiar Belmont, encargados de sellar al peligroso vampiro cada vez que resurgía en el mundo. Cada entrega de la saga nos explicaba un nuevo episodio de este conflicto aparentemente eterno, protagonizado por diferentes miembros de la familia Belmont (Simon, Leon, Ritcher, Juste, etc…) u otros personajes que también se enfrentaron por sus propios motivos a Drácula, como su hijo Alucard.


A medida que fueron saliendo, dichas entregas no seguían necesariamente un orden cronológico, pero está claro que se puede crear una línea temporal sólida entre todos ellos. Estos diferentes conflictos con Drácula vieron su final (dentro del universo de la saga) en el año 1999, cuando finalmente el Belmont de esa época consiguió derrotar definitivamente a su enemigo mortal y sellar Castlevania. Sin embargo, una profecía quedo atrás como legado, y nos dice que en el año 2035 alguien volverá a ocupar la posición de Drácula en su castillo, y el ciclo de caos y oscuridad volverá a comenzar. Es en este contexto precisamente cuando comienza Aria of Sorrow con nuestro protagonista: el joven estudiante de intercambio Soma Cruz.


Soma se dirige tranquilamente al santuario donde vive su amiga Mina Hakuba para ver juntos un eclipse total sólo visible en Japón. Lo que parecía que iba a ser una velada interesante se convierte en un sorprendente viaje al interior del mismo eclipse. En ese lugar descubren que se encuentran en Castlevania, el caótico y peligroso castillo de Drácula que fue sellado en el interior del fenómeno astronómico. Después de la aparición de unos monstruos y con la ayuda del misterioso Genya Arikado, Soma es informado de que para salir del castillo debe llegar a la sala del trono del amo del lugar. Una tarea aparentemente sencilla que llevará a nuestro protagonista a explorar todos los lugares del peligroso castillo, enfrentarse a hordas de monstruos y enemigos, y descubrir que posee el don mágico de la dominación de habilidades de los monstruos. Por descontado el juego nos ofrecerá muchos giros argumentales y varios finales distintos que no dejarán indiferente a nadie.


El poder de la dominación

Como he comentado antes, Soma posee el poder de la dominación, habilidad esencial para poder ir avanzando por las distintas zonas del castillo. A grandes rasgos, este don funciona de la siguiente manera: cuando derrotamos un monstruo cualquiera, es posible que consigamos absorber su alma y adquirir su habilidad, que suele estar relacionada con algún ataque o característica de la criatura. Hay muchos monstruos, y cada uno de ellos con su habilidad; esto quiere decir que uno de los objetivos del juego es conseguir el cien por cien de las almas… y de hecho el juego nos da una recompensa por conseguir cumplir la hazaña. Hay cuatro tipos de almas:

- Almas rojas: también llamadas de proyectil, porque básicamente este tipo de almas nos permiten lanzar todo tipo de armas, hechizos, etc… Depende del alma del monstruo. Se activan con el botón de ataque y la dirección hacia arriba.

- Almas azules: conocidas también como las invocaciones, nos permiten llamar a algún monstruo, cambiar de forma o hacer aparecer algún tipo de extremidad extra o protección. Se activan con el botón R.

- Almas amarillas: estas serían las habilidades de apoyo. Mejoran los atributos del personaje o le dan alguna habilidad especial esencial para poder avanzar por el castillo y descubrir accesos secretos.

- Almas plateadas: las habilidades de comando. Estas son las almas que necesitamos específicamente para poder avanzar por las distintas zonas del castillo.


Hay que aclarar que los dos primeros tipos de almas consumen magia -algunas más que otras-, y para rellenarla tendremos que recoger corazones. Dichos objetos, a la usanza de los clásicos Castlevania, salen de los candelabros, velas, enemigos, etc… Si tenemos la magia llena, los corazones quedan sustituidos por dinero. Podemos equiparnos solamente con un tipo de cada alma, por lo tanto, podremos crear numerosas combinaciones.


Puede parecer que conseguir las almas de los monstruos es fácil, pero no es así. Cada criatura tiene un nivel de rareza, y cuanto más alto es este nivel es más difícil que salga el alma para poder absorberla. Aparte de este nivel de rareza, que salga o no el alma depende del nivel de suerte de Soma. Con un accesorio especial, las almas adecuadas y un nivel elevado, podemos tener una suerte alta y, de esta manera, facilitar la aparición de las almas. Si nos falta alguna, siempre podemos intercambiar almas con otro jugador con la función ‘Soul Trade’.


¡A equiparse!

Evidentemente Soma no depende únicamente del poder de la dominación. Para salir exitoso de su aventura, tendrá que utilizar las mejores armas, protecciones y accesorios. Soma puede equiparse solamente con un objeto de cada. En lo que se refiere a armamento, hay de todo y para todos los gustos: cuchillos, espadas, floretes, espadones, martillos, pistolas, hachas… Cada arma sube el atributo de ataque de Soma dependiendo de la potencia de la misma, y muchas de ellas poseen algún atributo elemental que nos ayudará contra determinados enemigos. Muchas armas especiales sólo las podremos obtener explorando todas las habitaciones secretas del castillo, obteniéndolas en el modo difícil del juego, comprándolas en la tienda de Hammer o, con un poco de suerte, conseguirlas después de derrotar a ciertos enemigos que las dejan caer.


En lo que se refiere a protección y accesorios, pues estamos en las mismas. Hay mucha variedad y hay mejores protecciones que otras. Aparte de subir los atributos de Soma, muchos de ellos tienen efectos especiales que podremos saber leyendo la correspondiente descripción. Como ocurre con el armamento, tocará explorar, comprar y tener mucha suerte para obtener el cien por cien de los objetos de este juego. Es importante aclarar que, una vez superado el juego, desbloquearemos el modo ‘Boss Rush’, que es básicamente un enfrentamiento continuo contra todos los jefes del juego. Si superamos este modo lo más rápido posible, obtendremos como recompensa armas legendarias que son muy potentes. Como se puede ver, este Castlevania ofrece mucho contenido… y no he acabado aún: Aria of Sorrow nos ofrece todavía mucho más.


Explorando el castillo

Desde el Symphony of the Night, los Castlevania en 2D han pasado a tener una mecánica de exploración libre de un gran castillo (como es tan evidente el parecido con la saga Metroid, se les llama oficiosamente “Castleroids”) y con toques de RPG, en el sentido que cada enemigo derrotado nos da experiencia, subimos de nivel y los atributos mejoran. Aria of Sorrow hereda este estilo de juego que, en mi opinión, le va como anillo al dedo a la saga. De esta forma, el objetivo de la aventura es muy sencillo: ir avanzando por las distintas secciones del castillo, derrotando monstruos, subiendo de nivel, recogiendo objetos y almas, eliminar los jefes de zona e ir obteniendo nuevos recursos para Soma que le permitirán a acceder a todos los rincones del castillo.


Ya lo dije antes, el juego nos ofrece varios finales dependiendo de lo que hagamos. Tenemos tres posibles: El normal, el malo (que nos desbloquea el ‘modo Julius’) y el verdadero (que para llegar a verlo tendremos que superar una zona extra, necesaria para obtener absolutamente todas las almas). El modo Julius es casi como otro juego: el escenario es el mismo, pero llevando a Julius Belmont, el cazavampiros de esa época. Controlar a Julius es una experiencia completamente distinta a la de Soma: no sube de nivel, no puede absorber almas y únicamente puede atacar con el látigo Vampire Killer. Julius puede usar varios tipos de armas secundarias (viejas conocidas de la saga: el hacha, el agua bendita, el crucifijo y un hechizo sagrado), tiene un movimiento de evasión muy útil y posee un salto especial que nos dará acceso desde el principio a todos los sectores del castillo.


El castillo de Drácula en Aria of Sorrow es inmenso. Posee una gran variedad de diferentes secciones (la entrada, la capilla, los aposentos, las cuevas, un mausoleo, el coliseo, la clásica torre del reloj, la sala del trono…), e incluso dentro de cada zona todas las habitaciones están recreadas de forma distinta, por lo que la exploración en el juego se vuelve una experiencia muy interesante. Esto, unido al diseño de personajes, sus animaciones (especialmente las de Soma y Julius), los enemigos, los jefes finales, ataques, etc… hacen que este Castlevania sea el mejor de toda la etapa de Gameboy Advance, sin desmerecer a los grandes Circle of the Moon o Harmony of Dissonance.


Conclusión

Castlevania: Aria of Sorrow no solo me parece uno de los mejores Castlevania en 2D de toda la franquicia, sino uno de los mejores juegos de la pequeña Gameboy Advance. Heredero directo del clásico Symphony of the Night, este juegazo es un must-have para todos los seguidores de la saga, pero también una cita obligatoria para cualquier videojugador. Si digo que es absolutamente recomendable, me quedo corto.

Saludos a todos.

10 comentarios:

  1. Este Castlevania lo jugué no hace mucho en un emulador para pc, la verdad es que está mucho mejor que los otros Castlevania de GBA incluso recuerdo que dió lugar a una secuela en los primeros tiempos de DS: Dawn of Sorrow.

    Por lo demás me pareció una trama digna de Castlevania lo unico que muy alejada de la ambientación media de la saga. Eso si, gráficamente es para recordar y menudo castillo, me costó errores verlo todo aunque... ahora me entero que habia 3 finales D:

    Buah, demasiado palo volverlo a jugar desde 0 xD
    Buen análisis Daman, sigue así y un fuerte abrazo.

    ResponderEliminar
  2. @lolworld:

    A mi la verdad es que este juego me encanta jugarlo, me lo debo haber pasado ya más de diez veces... xDDDDDDDDDD

    Veo que también te has hecho una cuenta de twitter, ¿verdad?

    Un abrazo para ti también, tio!

    Saludos.

    ResponderEliminar
  3. @Lolworld:

    Bien, bien, cuantos más seamos, más divertido será! xDDDD

    Saludos.

    ResponderEliminar
  4. No voy a leer esta entrada xD Más que nada porque me lo acabo de descargar para mi emulador de GBA para Android y lo empezaré a jugar en breves xD

    ResponderEliminar
  5. @Miquiprince:

    Tampoco es que ponga muchos spoilers, de hecho no comenta nada esencial del argumento... xD

    Saludos.

    ResponderEliminar
  6. Jodido 0,1% del mapa.....
    Daman sable de que hablo xD el savegame de su cartucho (anteriormente mio) lo demuestra jajajajajaja

    ResponderEliminar
  7. @Sr Norritt:

    Es verdad, había un 0,1% del mapa que no salía... xD Pues juraría que yo saqué el 100% del mapa en una de mis partidas. Tendré que mirarlo. xD

    Saludos.

    ResponderEliminar
  8. Para mi este juego es sin lugar a dudas el mejor de los 3 castlevania de GBA, además es de los mejores juegos de la franquicia como bien apuntas, pero estas cosas no se hacen, que ahora tengo ganas de rejugarle y no tengo tiempo xD.

    ResponderEliminar
  9. @FastETC:

    Pues ponte a jugar otra vez con él... Juega, juega, juega, juega... xDDDDDD

    ResponderEliminar