jueves, 18 de diciembre de 2014

Final Fantasy X-2: Del entusiasmo a la decepción

Resulta curioso y a la vez interesante comprobar como muchas veces con el paso de los años, las opiniones respecto a ciertos juegos cambian. En algunos casos, un juego que no nos gustó después nos parece muy bueno. Y en otros casos ocurre precisamente lo contrario: un juego que nos gustó mucho, después nos decepciona. Este última caso en particular me ocurrió hace ya unos meses con el Final Fantasy X-2 aprovechando su lanzamiento junto con el FF X en la remasterización HD de PS3/Vita.


¿Pero como puede ocurrir algo asi? ¿Como se puede pasar de valorar de forma positiva un juego a justo todo lo contrario? Personalmente siempre he pensado que si un juego es malo/bueno, lo seguirá siendo pase el tiempo que pase. En el caso particular que me ocupa, FF X-2, hay dos factores muy determinantes: el lapso de tiempo que pasa a la hora de jugar entre las dos entregas y el elemento sopresa del argumento.

En 2002, jugué a FF X en la PS2 y lo cierto es que disfruté muchísimo del juego, si bien es cierto que la primera vez no exprimí el 100% del contenido del juego (caza de monstruos, el coliseo, los eones oscuros, etc...). Cuando anunciaron la secuela, que de por si rompía uno de los pilares de la saga FF (que cada juego fuera independiente) y sentó un precedente, me pareció interesante en principio sobretodo por el tema de la trama, los personajes y lo que veía en el aspecto jugable.

Dos años después, en 2004, me metí de lleno en FF X-2 y a pesar de que el juego tenía unos puntos negativos muy claros, disfruté mucho de la experiencia. Tanto fué asi que durante mucho años siempre consideré mejor el X-2 que el X. En mi caso particular el factor determinante fué el sistema de jobs de la secuela y el sistema de combate, que era muy similar al de los FF anteriores al X. Por descontado también me gustó mucho el desenlace de la secuela. Fueron esos aspectos los que me hicieron decantar en su momento por la secuela y no el FF X.

Diez años después, en pleno 2014, y con la reciente moda de sacar remasterizaciones HD en las consolas actuales, salió el pack de FF X/X-2 para la PS3/Vita y decidí echarle un ojo por los buenos tiempos. En este caso jugué a los dos juegos seguidos y además exprimiéndolos al máximo. Principalmente el juego que me interesaba era sobretodo el X-2, pero obviamente decidí empezar por el FF X, ya que no tenía sentido la otra opción. Lo que no me esperaba es que el juego con las andanzas de Tidus en Spira me absorbiera tanto hasta el punto de dedicarle un montón de horas (capturas de monstruos, completar el tablero, las armas de los 7 astros, los eones oscuros, etc...).

Resumiendo, después de acabarme FF X quedé encantado. Mucho más que la primera vez que jugué al juego en el 2002. Seguidamente me puse con FF X-2, dispuesto a disfrutar de otra gran experiencia... Sin embargo la gran experiencia se quedó al final en algo más bien normal, sin destacar demasiado. Y eso que en el caso de FF X-2 había bastantes novedades respecto al juego original (sacadas de una edición de FF X-2 que se quedó en Japón): nuevas vestisferas, captura de monstruos que podíamos usar en el equipo, un nuevo coliseo con nuevos jefes y monstruos y finalmente una aventura extra que sucedía después de los eventos del juego.

Resulta evidente que el hecho de jugar seguido a los dos juegos no ayuda a FF X-2 porque hace mucho más visible los fallos de la secuela: por ejemplo toda la reutilización de mapeados y escenarios que en muchos casos es descarada. También en la historia, la épica de FF X es incomparable con la de FF X-2 (que básicamente se salva por ciertos momentos del juego y el final del mismo). El sistema de habilidades es interesante pero al final se reduce a usar ciertas vestisferas y poco más. No tiene la profundidad y dedicación del tablero de esferas/habilidades de FF X.

En conclusión, FF X-2 no es mal juego, pero tampoco es la maravilla que me pareció en su momento. Creo que es bueno aprovechar estas oportunidades para reflexionar sobre como pueden llegar a cambiar nuestros gustos y valoraciones a lo largo de los años, con los videojuegos nada es absoluto y lo que nos pareció bueno en su tiempo, a lo mejor ahora no nos lo parece tanto y viceversa. Lo más positivo de esta experiencia ha sido reecontrarme con FF X, disfrutarlo y considerarlo como uno de los últimos grandes juegos de la saga FF.

Saludos.

No hay comentarios:

Publicar un comentario